En el centenario de Mandela recordamos el épico título de Sudáfrica en la Copa Africana de Naciones 1996 - RedGol

En el centenario de Mandela recordamos el épico título de Sudáfrica en la Copa Africana de Naciones 1996

En 1996 Sudáfrica cerró completamente uno de los periodos más terribles de la historia. El apartheid moría oficialmente con la promulgación de una nueva constitución de derechos. Sin embargo, ese año el fútbol le entregó la alegría más grande a la gran población negra del país. Si bien en 1995 ya se había festejado bastante por el Mundial de Rugby, no fue hasta el verano de 1996 que la gran mayoría del pueblo volvió a sonreír completamente. 

La Selección de Fútbol de Sudáfrica estuvo suspendida casi 30 años porque en el país imperaba el racismo de estado. El apartheid prohibió a la gran mayoría del pueblo sudafricano disfrutar del deporte que más les gustaba, el deporte de la mayoría del pueblo: el fútbol.

Fotos | Mandela y Sudáfrica campeón

Si bien esta barbárica política de estado cayó, asumió Nelson Mandela e incluso el gran Madiba logró unir al país en torno el equipo de Rugby campeón del mundo, la felicidad general llegó tras ganar la Copa Africana de Naciones de 1996. 

La historia es épica y merece ser contada. Si bien nadie hizo una película ni ningún periodista connotado en el mundo sacó un libro sobre el tema, el equipo liderado por el capitán Neil Tovey quedó entre las historias más lindas del fútbol.

Campeonato

La influencia de Mandela en el deporte es tremenda. Además de su importancia en la historia de la política, de las relaciones internacionales y de los derechos humanos, Madiba consiguió que su país explotara positivamente en torno al deporte.

Según Mandela, el deporte era el único capaz de unir rápidamente a la gente, y la historia en torno al Mundial de Rugby de 1995 la resume perfectamente. Él ayudó a conseguir la localía y, además, creó un ambiente social propicio para acciones épicas, que finalmente ocurrieron en la final. Además de conseguir logros en el Rugby, peleó por que Sudáfrica fuera sede de unos Juegos Olímpicos y luego confirmó la sede del Mundial 2010. 

Video | Final Sudáfrica vs Túnez

Pero Mandela también fue importante en la conquista de la Copa Africana de fútbol de 1996. El único título de su país en ese deporte y que fue conseguido por un apoyo popular irrestricto, unificado y de forma épica.

Hay que desprenderse de la historia del Rugby, donde sólo un jugador era negro. En el equipo de fútbol sólo tres titulares eran blancos, pero uno muy importante, el capitán Neil Tovey. El caudillo quedó inmortalizado al estar junto a Mandela levantando la copa. Vestía una camiseta que cambió con un jugador tunecino: Una de las imágenes más importantes en la historia del fútbol africano.   

Tovey cumplió una labor similar que el capitán del rugby, Francois Pienaar. Tovey recalcó que si bien no eran responsables de la unidad nacional, mucho podían hacer. “El deporte tiene la fuerza para curar las heridas y unir las naciones”, explicaba por esos años. 

Como el rugby era el deporte de blancos, el fútbol era de los negros, y esa CAN permitió a los blancos acercarse a los negros y pagarles el “favor” del año anterior cuando fueron los negros los que se acercaron a los blancos en el rugby. Se pudo ver en las tribunas un espectáculo hermoso. Gente de todas las razas festejando y celebrando como una sociedad unida.  

El fútbol, además, rompió situaciones aberrantes del pasado, como que no podía haber equipos “mixtos” ya que sólo podían ser de negros o blancos.

En esa época, Tovey declaraba que Sudáfrica no tenía muchas opciones si salía a buscar el triunfo en cada partido y que su misión era jugar aguerridamente y defender bien.

“Éramos sólo un equipo seguro, sólo sentimos que podíamos ganar cuando derrotamos a Argelia en cuartos de final. Para ganar, teníamos que aprovechar nuestras oportunidades y defendernos bien”, remarcó días antes del Mundial de Sudáfrica 2010 al ser entrevistado y consultado por ese torneo.

Tovey recalcó que no sabe si fueron los mejores sudafricanos en el fútbol, pero sí confirmó que “lo que tengo claro, es que llevamos mucho júbilo y alegría a nuestro país después del triunfo, en un momento especial para el país”.

Además de Tovey, en Sudáfrica deslumbró el popular “Doctor” Theophilus Khumalo. El gran volante central del equipo, que era el cerebro administrativo del cuadro sudafricano.  También no se puede olvidar al héroe de los cuartos de final, John Moshoeu, que convirtió el 2-1 final sobre Argelia en el minuto 85, segundos después del empate visitante. En la zaga Lucas Redebe era el que imponía respeto en una defensa bastante rústica, pero con una voluntad tremenda. 

Los mayores flashes, eso sí, se los llevó Mark Williams. Uno que en su país no era demasiado conocido, pero que llegó a jugar en el Wolverhampton de Inglaterra y el Corinthians de Brasil, para luego deambular por clubes chinos. Se retiró el 2003. 

Williams anotó los dos goles de la final frente a Túnez, con lo que eso significa para la historia del fútbol sudafricano. Al ver las imágenes del estadio y la efervescencia que provocaron sus goles, queda claro que no fue sólo un triunfo contra las apuestas y la historia. 

Volviendo al tema de Mandela, el presidente del país dio charlas para subir el coraje y la determinación de los jugadores. Al igual como lo hizo con el Rugby, Madiba estuvo en la entrega del trofeo y en las celebraciones. Nunca fue ni muy aficionado ni al fútbol ni al rugby, pero fue tan importante como los capitanes de ambas selecciones.

Campaña

Video | Sudáfrica vs Camérun

Sudáfrica quedó en el Grupo A ante los candidatos de siempre: Egipto, Camerún y Angola. 

Derrotó 3-0 a Camerún con tantos de Masinga, Williams y Mosoeu. Luego se impuso 1-0 a Angola en el partido clave del grupo. Williams anotó el único tanto en el Soccer City de Johannesburgo. En la tercera fecha perdieron 1-0 ante Egipto, la única derrota de la campaña.

En cuartos de final ocurrió el partido más importante ante Algeria. Bajo una lluvia terrible –que hizo incluso que la gente llegara sobre la hora al partido- se definió la suerte del a la postre campeón. El duelo fue bastante trabado y estaba para cualquiera. Recién a los 72` Fish abrió la cuenta, pero a los 84`igualó Lazizi tras un córner. El gol del triunfo lo marcó Moshoeu (minuto 10:30 en el video siguiente) con  un potente tiro cruzado desde fuera del área, que hizo delirar a la gente que llegó. Según crónicas de la época, muchos no pudieron asistir por la terrible lluvia que caía en Johannesburgo. Igualmente fueron miles que bajo sus paraguas empezaban a sentir que la historia se rompía.

Video | Sudáfrica vs. Argelia

Ya en semifinales Sudáfrica mostró su poderío. Goleó 3-0 a Ghana con tantos de Moshoeu en dos ocasiones y Bartlett. 

Ya en la final, el partido estaba igual de complicado y Túnez, el gran favorito para ese torneo, se había parado bien aguantando el desordenado pero voluntarioso ataque sudafricano. Tanta fuerza ocupó el local para anotar, que a los 75` Mark Williams marcó a pura voluntad tras rebotes en el área chica. Sin embargo, la explosión popular y total llegó a los 75`, cuando el Doctor Khumalo robó una pelota en la mitad y habilitó de gran forma al mismo Williams,  que con un zurdazo cruzado rompió las diferencias, los maleficios, los castigos, las muertes y violaciones a los derechos humanos, le entregó a su país el título más importante en su historia futbolística y que unió de una vez por todas a la sociedad que pasó décadas divididas por una ley absurda y aberrante. 

El fútbol nuevamente uniendo sociedades totalmente divididas y que sin dudas quedó en la historia más que por un título en un torneo, por la imprescindible influencia que tuvo en la reconciliación nacional y la aceleración en la reconquista de la paz.

Mandela fue entrevistado previo al Mundial de Sudáfrica 2010 y reiteró lo que dijo en 1995: “El deporte tiene el poder para inspirar y unir gente. En África, el fútbol ganó una gran popularidad y tiene un lugar especial en el corazón de la gente. Esta es la razón de porque es tan importante tener el Mundial de la FIFA por primera vez y que se juegue en el continente africano. Nos sentimos privilegiados”. 

Las palabras no alcanzan para dimensionar la importancia de Mandela en la historia del mundo, pero quizás al escuchar a otros grandes personajes se puede calcular la trascendente labor que realizó. Todos tienen palabras de alabanzas para con el gran héroe de los derechos de las personas y para muchos, el personaje más importante del siglo XX.

Sin embargo, Sir Alex Ferguson –en un viaje del United a Sudáfrica- plasmó perfecto la importancia que tuvo, tiene y tendrá Mandela en la historia: una admiración y un respeto incalculable e inigualable por parte de todos.

"Para nosotros conocer a Nelson Mandela supuso el momento culminante. Francamente, todos nos sentíamos aterrados ante la perspectiva de conocerlo. Cuando estás en presencia de alguien tan grande, sí que te pones algo nervioso. De hecho, estábamos algo más que nerviosos: estábamos todos temblando, incluso yo. Desprende una auténtica aura. Es un hombre realmente asombroso”, confesó sir Alex.
Fotos: Getty Images