Laboratorio suizo hizo miles de pruebas y confirmó que el balón de la Copa del Mundo Rusia 2018 es redondo - RedGol

Laboratorio suizo hizo miles de pruebas y confirmó que el balón de la Copa del Mundo Rusia 2018 es redondo

Los especialistas de Empa, que trabaja desde hace bastante tiempo con la FIFA, experimentó de todas las formas posibles con la Telstar 18 de adidas y ratificó que la circunferencia es perfecta y no influye negativamente en el vuelo del balón.

El laboratorio suizo Empa confirmó que el balón del Mundial de Rusia 2018 es redondo y que forma una circunferencia perfecta, lo que asegura que no afecta el desplazamiento en el aire ni provoca cambios inesperados en su movimiento.

Video | Pruebas al Telstar 18

El laboratorio realiza pruebas desde hace 22 años para la FIFA y probó miles de veces el balón para confirmar que es redondo de manera perfecta. Dentro de las pruebas el balón fue aplastado y presionado 250 veces dentro de una piscina con agua y mostró que tuvo una retención mínima de líquido.

Una de las pruebas claves era determinar que el balón podía mantener su forma redonda incluso después de ser pateada dos mil veces por una máquina contra una pared a 50 kilómetros por hora, a lo que el balón respondió de manera perfecta.

Esto no ocurre con todos los balones de diferentes campeonatos: “No todos los balones pasan las pruebas y no es sólo la circunferencia o el peso lo que se mide. Para probar que la pelota es una esfera perfecta, ella es medida en no menos que en 4mil puntos. Y, finalmente, el balón debe mantener su formato incluso siendo pateadas miles de veces contra un muro”, comentó el laboratorio en un comunicado. 

El laboratorio también explicó por qué el balón pareciera tener un vuelo extraño, lo que puede confundir a los arqueros, esto ha sido criticado por goleros como David de Gea, que acusa que la pelota parece ser muy liviana. Desde Suiza ratificaron que esto ocurre porque al ser un balón creado por figuras asimétricas provoca un efecto visual cuando se juega con luz artificial.

“El hecho de que la trayectoria de un balón es compleja, y, de acuerdo con teorías aerodinámicas, a veces es confusa y esa confusión es usada a su favor por los jugadores. Al contrario de un proyectil que sigue una parábola perfecta, el balón se deforma cuando un jugador la patea”, agregó el laboratorio.

En Suiza concluyeron que la forma en que prueban el balón y analizan el golpe reiterado sobre el mismo, se basa en física aplicada y que cada movimiento que hace el balón al momento de ser golpeado no ocurre por arte de magia y que solo los balones realmente perfectos permiten que el jugador tenga total control sobre su disparo y no se desvíe por alguna imperfección, aunque sea mínima.

Foto: Getty Images