Sergio Santos y su quiebre con Audax: "Gané 500 lucas por cuatro años, hasta que apareció la MLS" - RedGol

Sergio Santos y su quiebre con Audax: "Gané 500 lucas por cuatro años, hasta que apareció la MLS"

El exhuberante delantero brasileño aclaró las razones de su partida y profundizó en los motivos de su quiebre con la dirigencia del elenco itálico, antes de enrolarse en el Philadelphia Union de Estados Unidos.

El delantero Sergio Santos se va al Philadelphia Union de la MLS, en una transferencia que ha desatado la molestia de Audax Italiano. Pero el brasileño, que de esta manera perderá la opción de nacionalizarse chileno, contratacó y en entrevista con el diario El Mercurio recalcó las razones de su partida.

"Me voy pensando en mi familia, en mi hija que va a nacer. En Audax estuve cuatro años ganando 500 lucas... Mis representantes me sacaron de una pensión y me llevaron a una casa. Ahí pude vivir y alimentarme mejor. Pude tener un alivio económico, que me sirvió para concentrarme solo en el fútbol", explicó el atacante.

Santos asegura que "antes vivía en la pensión (del equipo); fue feo, no pude tener a mi familia acá. Aguanté y aguanté. Hace unos meses, de Audax se acercaron con una propuesta. No la encontré buena, porque después de cuatro años ganando 500 lucas ningún extranjero aceptaría eso, pero como amo al club, renové. Hasta que apareció Philadelphia Union, de la MLS", agregó.

El ariete dice que la molestia audina se generó después de que rechazara una opción de partir a México que le presentó la dirigencia antes del duelo con O'Higgins. "Llegaron a mi habitación con una oferta del Necaxa. Les dije: 'No, no, véanlo con mi representante'. Entonces no me dejaron jugar, por temor a que me lesionara. Quería jugar, era el último partido. Quedar fuera y ver a los compañeros perder 4 a 0 fue una vergüenza", lamentó.

La dirigencia audina fue el foco de la crítica del delantero. "Con esas 500 lucas pagaba la pensión, que valía 230 mil pesos. Aguanté por cariño al club y porque tenía que mostrarme. Y marqué diferencias. Me acercaba a conversar y no quedábamos en nada. Su política fue esperar hasta el final. Si decía algo más, me congelaban, no me dejaban jugar", completó el autor de nueve goles en 16 partidos del último campeonato.

Fotos: Agencia Uno