[Uno a Uno] Vidal y Alexis extraviados, Aránguiz irreconocible, Chle sin rumbo - RedGol

[Uno a Uno] Vidal y Alexis extraviados, Aránguiz irreconocible, Chle sin rumbo

La Roja fue un remedo de aquel gran equipo que deslumbró en dos Copa América seguidas y en la Confederaciones. Un equipo inconexo, sin posiciones fijas en el campo y sin respuestas en ningún momento a claro planteamiento paraguayo.

Claudio Bravo: Nada que hacer en ninguno de los goles. Antes de la debacle ya había evitado uno sacándole una pelota a Lucas Barrios de paloma fuera del área.

Mauricio Isla: Fue el que más subió de los laterales, pero cayó siempre en centros que iba a ser muy difícil que los chilenos ganaran a los paraguayos en su área.

Gary Medel: Atento sobre todo a Miguel Almirón y no tuvo mayores zozobras, lo que suena raro dado que Chile recibió tres goles, pero estos vinieron o de accidente (el autogol) o con contras con la Roja muy regalada en el fondo.

Gonzalo Jara: No pudo aportar salida ni el pelotazo profundo que da una vía de búsqueda en ataque. En la marca no lo buscaron mucho.

Jean Beausejour: Contenido en el primer tiempo. En el complemento pasó más, pero cayó en lo mismo de Isla, el centro que siempre despejó la zaga paraguaya.

Charles Aránguiz: Muy bajo partido del Príncipe. Le quedaron un par en el primer tiempo y decidió mal. En la más clara, definió al cuerpo de Silva tras pase de Valdivia. Poca claridad.

Marcelo Díaz: Tuvo problemas en el primer tiempo cuando se alternaban para engancharse a su espalda Miguel Almirón y Lucas Barrios. Logró meter dos buenos anticipos en el rato que Chile se arrimó en el primer tiempo y trancó algo débil a Junior Alonso en la jugada donde le gana el paraguaya y termina en el gol de Víctor Cáceres.

Arturo Vidal: Desconectado, no logró profundizar, marcó un autogolazo producto de esa desconcentración y no logró ser ese futbolista que suele ser en un momento delicado para el equipo.

Eduardo Vargas: Quizás el que más buscó de la zona ofensiva. Se entonó cerrando el primer tiempo dando algunas opciones, aportó algunas recuperaciones de balón en campo propio e intentó.

Nicolás Castillo: Sin espacios pero tampoco se los fabricó. Naufragó constantemente entre los centrales paraguayos.

Alexis Sánchez: Se le veía en otra. Trató de tirar paredes en zonas donde no se podía, estaba a disgusto, peleando, la perdía y no reaccionaba rápidamente para recuperarla, lo que tuvo su corolario en la jugada donde se engolosinó y terminó en el 3-0.

(56’) Esteban Paredes: Al menos aguantó un par de balones arriba y realizó algunos movimientos para provocar algunos espacios. No alcanzó a ser suficiente.

(56’) Jorge Valdivia: Cuando se adelante de tres cuartos de cancha logró filtrar una gran pelota a Aránguiz en la más clara de Chile en el partido. Pero, generalmente, se le vio muy retrocedido, buscando un pelotazo largo que no es su gran fuerte. Y ahí falló varios balones.

(79’) Fabián Orellana: Entró con el partido definido y no fue solución.

DT Juan Antonio Pizzi: No logró dar con la tecla desde el minuto 1 al 90 y descuentos. Chiqui Arce plantó tres en el fondo apoyado siempre por los laterales Romero y Samudio armando una línea de cinco para defender y otra de tres en la zona de volantes que fue infranqueable para Chile salvo la que tuvo Aránguiz en el segundo tiempo tras pase de Valdivia y algún otro zapatazo de afuera. Además, los esperó atrás por banda para forzar el centro donde los guaraníes son muy fuertes. Tras el ingreso de Orellana sólo amontonó hombres arriba sin una idea, quedando sólo con Medel en zona defensiva e Isla con Beausejour descolgados como punteros, pero ni así se logró entrar. Muchas cosas a revisar tanto en lo futbolístico como en el mensaje a los jugadores, que, como el juego, pareció extraviarse.