La hermosa historia de amor de dos futbolistas que tuvieron que ir a Islandia tras ser discriminadas en México - RedGol

La hermosa historia de amor de dos futbolistas que tuvieron que ir a Islandia tras ser discriminadas en México

Bianca Sierra y Stephany Mayor relataron su historia como parejas y compañeras de equipo del puntero de la liga de Islandia. Un técnico les prohibió los gestos de cariño y el público mostró una evidente homofobia.

El New York Times relató una linda historia de dos futbolistas mexicanas, que además son pareja, que sufrieron discriminación por su condición sexual durante su paso por la selección femenina de su país, tanto por hinchas como un entrenador.

Bianca Sierra y Stephany Mayor relataron algunos lamentables episodios que vivieron luego de declarar públicamente su condición sexual. Ambas fueron seleccionadas nacionales y disputaron el Mundial de Canadá 2015 que ganó EEUU.

Ambas comentan que desde siempre recibieron algún tipo de discriminación por su orientación sexual y que tuvieron que recorrer 7000 kilómetros hasta Islandia para poder trabajar y vivir tranquilas.

“Hay cosas que no se hablan, es algo yo creo cultural, no es fácil abrir tu relación. Para mí fue fácil abrirme con ella porque ella desde el principio tenía sus ideas claras de lo que quería, eso me ayudó mucho”, explicó Mayor.

Mayor también relató la discriminación que sufrieron por parte del técnico del equipo femenino, Leonardo Cuellar, que derechamente les prohibió algo tan simple como andar de la mano en una concentración.

“(Él nos dijo) ‘A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros”, relató la jugadora sobre su técnico.

Pese a los problemas que pudieron haber tenido con su entrenador, ambas siguieron representando al equipo en el Mundial del 2015 ya que sus compañeras las apoyaron y les brindaron su compromiso a respaldarlas.

Su compañera en el Thor-KA de Akureyri relató que en México siente que la discriminación es cultural y derechamente es una enorme diferencia con lo que ocurre en Estados Unidos o Canadá, países del mismo continente.

“Si lo piensas no creo que le dicen a un jugador hombre de la selección mexicana que no bese o agarre a su novia con el uniforme. Es difícil pensar que eso pase en Estados Unidos. Cuando Estados Unidos ganó “el Mundial en Canadá, Abby Wambach besó a su esposa en el campo; es algo normal”, explicó Bianca Sierra.

Sierra comentó que la peor forma de discriminación la sintió por parte del público, ya que luego de hacer pública su relación, fueron los hinchas latinos quienes fueron más duros.

“A mí me sorprendió que todos los comentarios malos estaban en español; en inglés todos eran comentarios positivos… No pensé que le importara a tanta gente, dijo Mayor. No estábamos haciendo nada malo y sientes tristeza y enojo que estén diciendo cosas que están fuera de lugar…Para una chica asumirse lesbiana en México resulta todavía más complicado porque se enfrenta a una discriminación doble. La primera por ser mujer y la segunda por asumir una identidad homosexual ”, confesó.

Hoy ya en Islandia incluso en su equipo promueven que puedan vivir de manera normal y el entrenador, Halldor Jon Sigurdsson, incluso ve con buenos ojos que la relación sea fuerte ya que eso les permitirá jugar mejor: “Si Fany es la persona a la que ama. Entonces obviamente se va a sentir fantástica”.

La Federación Mexicana de Fútbol contrató a un nuevo técnico, aunque no justificó la salida de Cuellar por este episodio, Roberto Medina que nominó a ambas para un amistoso de su equipo nacional demostrando que nunca hubo resentimiento por su condición sexual, algo que debería sonar como básico.