Kía presenta el Uno a Uno de Chile: Duele el alma, porque ustedes nos enseñaron a ganar finales… ¡Arriba! - RedGol

Kía presenta el Uno a Uno de Chile: Duele el alma, porque ustedes nos enseñaron a ganar finales… ¡Arriba!

La Roja no se pudo sobreponer a un error y lo lloró como no le había tocado en esta instancia con esta generación. En el global, fue superior al campeón del mundo pero no logró levantarse ante un equipo excelentemente trabajado. 

Claudio Bravo: Mucho no lo llegaron, pero cuando lo buscaron estuvo a la altura, como en el mano a mano a Goretzka. Retomó el tiempo que le robó esa lesión y llega afinado el capitán al cierre de las Clasificatorias. Impecable torneo y eso que venía sin ritmo.

Mauricio Isla: Hizo un partido de enorme desgaste. Cerró un par de veces de manera brillante a Werner e hizo un trabajo defensivo muy interesante.

Gary Medel: Atento siempre al pelotazo profundo de Goretzka que buscaba a los hombres de ofensiva. Cuando Chile ya estaba regalado buscando el empate, siempre estuvo atento para ganar los mano a mano. Sus lágrimas desconsoladas son las de un país que aprendió a jugar estas instancias gracias a este equipo.

Gonzalo Jara: Regaló un balón a Draxler propiciando un peligroso mano a mano pero luego cerró de manera notable al mismo hombre del PSG. Lo pudieron expulsar por un codazo a Werner pero el árbitro no quiso complicaciones pese a que pidió el VAR. Hizo un correcto torneo, ratificando el alza que ha tenido en la U.

Jean Beausejour: Criterioso para no desproteger su banda, por donde iba el peligroso Kimmich. Se proyectó cuando pudo hacerlo y sacó un par de centros. Otro que ratificó un buen momento tras ser campeón en Chile y su nivel de alta competencia.

Charles Aránguiz: Buen partido del Príncipe. Bestial despliegue, gran cierre a Joshua Kimmich en el primer tiempo cuando aparecía solo el del Bayern Múnich y protagonizó jugadas de peligro cuando Chile se volvió a encontrar ya entrado el segundo tiempo. A la altura.

Marcelo Díaz: Quizás su momento más amargo en la selección, inclusive más que la tarjeta roja que recibió en la final de la Centenario ante Argentina. Tras una gran pelota profunda a Charles Aránguiz arrancando, cometió el grave error de ejecutar un control largo tras un giro cuando Joachim Löw había mandado a apretar su salida. Le ganó Werner y gol. De ahí se fue del partido, erró pases, trató de levantar en el segundo tiempo pero no pudo y fue reemplazado. A lavarse la cara y a levantar cabeza. ¡Arriba!

Pedro Pablo Hernández: Cuajó sus mejores presentaciones con la Roja en esta Confederaciones y no sólo se ratificó como alternativa sino que, derechamente, gana mucho terreno como titular. Táctico, criterioso, entregado, pasó al centro cuando salió Díaz y cuando luego Pizzi buscó con un 4-3-3 y siempre dio buena salida.

Arturo Vidal: El Guerrero. Nada más. Jugó a un toque para profundizar cuando siempre a un chileno le caía un alemán y eso permitió buena parte del gran arranque del bicampeón de América. Luego pasó como volante izquierdo, se trenzó con su compañero Kimmich, llegó al área contraria, al área propia y terminó llorando porque no se consuela con un segundo lugar.

Eduardo Vargas: No estuvo todo lo preciso que se necesitó, aunque intentó con algunos remates en el segundo tiempo exigiendo un par de veces a Ter Stegen. Se le vio con cierto fastidio ante la imposibilidad de zafar del cerco que armaban Ginter, Mustafi y Rüdiger apoyados por los volantes que retrocedían.

Alexis Sánchez: Batalló, trató de salir de cualquier manera del gran orden defensivo de los alemanes, generó opciones enganchándose y, pese al cansancio tras la temporada extenuante que tuvo, dejó todo por su país como siempre lo hace.

(52’) Leonardo Valencia: Ingresó para ocupar, en teoría, el puesto de Vidal en el 11 inicial pasando el Rey Arturo a la izquierda. Le costó conectarse, pero luego entró en ritmo y consiguió combinar de manera correcta en esos minutos en que Chile tuvo su segundo aire.

(80’) Ángelo Sagal: No había jugado y tuvo su minuto de gloria en esa jugada donde Puch lo dejó de frente al arco y elevó. Ya está, a aprender de esos momentos para seguir creciendo como alternativa en el centro del ataque.

(80’) Edson Puch: Entró muy bien conectado con la temperatura del partido. Brillante la maniobra donde madrugó a Ter Stegen para dejar solo a Sagal y, con eso, ya pagó su ingreso.

DT Juan Antonio Pizzi: Nuevamente lo planteó bien del inicio y, al parecer, ya mutó definitivamente del 4-3-3 inicial al 4-4-2 con las variantes sabidas en el medio que da la inclusión de Hernández. Chile ejerció nuevamente la presión alta para buscar opciones ofensivas y, para llevarlo a cabo, tocaba de primera para buscar espacios y apariciones por sorpresa con Vidal como eje de esas acciones. Al final, el error y posterior gol propiciado por el buen apriete de los volantes de contención alemanes a la salida que siempre da Díaz terminó inclinando un partido absolutamente parejo y donde el bicampeón de América fue superior, pero no lo pudo traducir ante un equipazo con el teutón. Encontró alternativas durante esta Confederaciones y un funcionamiento que permite ilusionarse con la recta final de las Clasificatorias para llegar al Mundial y ahí, por cierto, discutir a este nivel. Un DT absolutamente a la altura de las circunstancias.