La escandalosa diferencia de calidad entre los albos que se fueron a la U y los azules que firmaron en Colo Colo - RedGol

La escandalosa diferencia de calidad entre los albos que se fueron a la U y los azules que firmaron en Colo Colo

Desde que se instalaron las actuales administradoras en el Cacique y el León, un total de veintidos jugadores cruzaron a la trinchera opuesta. Pero el resultado ha sido muy desfavorable para Blanco y Negro.

Desde que llegaron Blanco y Negro a Colo-Colo (2006) y Azul Azul a Universidad de Chile (2008); la práctica de contratar ex jugadores del archirrival se ha hecho recurrente año tras año. De hecho, de los 72 jugadores que han pasado de una trinchera a otra, el 30 por ciento (22) lo hizo en la última década, con las sociedades anónimas al mando.

Pero el balance es altamente más favorable para los azules, que cuentan con nueve elementos que antes vistieron la camiseta alba, pero han conseguido títulos y ventas internacionales con su presencia. El caso más reciente corresponde a Jean Beausejour, Gonzalo Jara y Christian Vilches, que se coronaron campeones del último Torneo de Clausura. Y ahora se sumará otro canterano del cuadro popular: Rafael Caroca.

En el historial de los universitarios hay más buenas que malas. Charles Aránguiz y Paulo Magalhaes alcanzaron la gloria internacional con la Copa Sudamericana de 2011, después de ser campeones con el Cacique. Ambos se fueron al extranjero y dejaron dinero en las arcas azules, como el caso de Patricio Rubio.

En el lado del estadio Monumental el balance es mucho más exiguo. Si bien en un principio apostaron a cartas de fuerte proyección, como las de Rodolfo Moya y Luis Pedro Figueroa, con el tiempo la vara fue cayendo y los que cambiaron la U por el Indio comenzaron a caer en calidad y resultados.

Ricardo Rojas fue campeón, pero no protagonista. Yerson Opazo, formado en la U, no alcanzó a jugar diez partidos en Macul. Alex von Schwedler fue campeón sin sumar minutos. Cristián Canío tuvo un año olvidable en 2010, al igual que Emilio Hernández (que terminó yéndose a la tercera división) y Nicolás Canales, que se fue a la lejana Asia.

Los casos más recientes tampoco dejan grandes recuerdos. Paulo Garcés hoy está saliendo por la ventana del conjunto popular, responsabilizado por la pérdida del último título. Válber Huerta apenas duró un semestre. Ramón Fernández tendrá dura competencia con Jorge Valdivia y Pedro Morales pidió permiso para seguir entrenando luego de que su contrato caducara.

Una herencia que puede convertirse en mochila para Nicolás Maturana, el último que cambió de casa.

Fotos: Agencia Uno y Archivo